Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

3º Domingo de Pascua - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: En unión con los santos, los ángeles, y toda la creación, alabamos al Dios de toda la vida, y le presentamos nuestras necesidades.

Diácono / Lector:

Para que el sucesor de San Pedro, el Santo Padre, goce de continua fuerza y salud para atender al rebaño que Jesús le ha encomendado, roguemos al Señor...

Para que todos trabajemos para cambiar las leyes injustas que permiten el aborto, tomando fuerza y valor de las palabras de los apóstoles que nos mandan a obedecer a Dios más que al hombre, roguemos al Señor…

Por los Cristianos de todos los lugares, en donde no pueden proclamar el nombre de Jesús, para que la libertad de religión sea restaurada, roguemos al Señor...

En acción de gracias por la infinidad de bendiciones que han sido derramadas sobre nuestras familias, nuestra parroquia y nuestra comunidad, roguemos al Señor...

Por los pobres, los enfermos, los desamparados, y todos los que no se sienten acogidos por sus comunidades, roguemos al Señor...

Para que Dios conceda el descanso eterno y gozo a todos los que han sido llamados de esta vida, roguemos al Señor...

Celebrante:
Padre,
al presentarte nuestras peticiones, también te declaramos nuestro amor.
Ayúdanos a ser fieles toda nuestra vida.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

Pro-Paz y Pro-Vida

 

“Al recibir el Premio Nobel de la Paz, la Beata Madre Teresa de Calcuta tuvo el valor de decir a los líderes de las comunidades políticas: ‘Si le permitimos a la madre matar el fruto de sus entrañas, ¿qué nos queda? Es el principio del aborto el que pone en peligro la paz en el mundo.’ ¡Es verdad! No puede haber paz verdadera sin respeto por la vida, especialmente si es inocente e indefensa como lo es la vida del no nacido. La coherencia elemental requiere que aquellos que hablen de la paz salvaguarden la vida. Ninguna actividad pro-paz puede ser efectiva a menos que los ataques contra la vida en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural, sean enérgicamente opuestos.” (Papa Juan Pablo II a los Miembros del Movimiento Pro-Vida Italiano, el 22 de Mayo del 2003)

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Hechos 5, 27-32, 40b-41
Apoc. 5,11-14
Juan 21,1-19 or 21:1-14

Las lecturas de hoy nos a aclaran que la resurrección de Jesús no sólo le da vida a él sino que comienza un proceso mediante el cual, a través de nuestra obediencia, la vida viene a nosotros y se extiende a través de nosotros a todo el mundo. 

El tema de la obediencia a Cristo resucitado resalta en el pasaje del Evangelio donde los esfuerzos infructuosos de los apóstoles que pescaban toda la noche se contrastan a un simple acto de obediencia a una orden del Señor resucitado. Los 153 peces, según algunos comentaristas han señalado, representan el número de clases conocidas de peces en ese día y por lo tanto simboliza que la gente de cada raza, nación y lengua son llamados a reconocer al Señor y entrarán en el Reino por la predicación de la iglesia. Como la segunda lectura menciona, "toda criatura" adorarán delante del trono. Obediencia a Dios y al cordero es el llamado de cada persona.

En la primera lectura, los apóstoles obedecen al Señor resucitado antes que obedecer las órdenes erróneas de la autoridad humana. Principalmente, señalan que la obediencia al Señor da  el fruto del Espíritu Santo, que da vida a todos por medio del arrepentimiento y de la fe. 

Este tema de la obediencia que conduce a la vida se contrasta fuertemente con la actitud de la cultura de la muerte que sugiere que la verdadera libertad consiste en forjar nuestro propio camino por la vida, insistiendo en nuestras propias decisiones y organizando nuestras vidas privadas y leyes públicas de tal manera que protegen el lo absoluto o casi absoluto la autonomía personal. Esto simple y sencillamente no es el camino de la salvación o incluso de la felicidad terrenal. Al contrario, el único camino para ambos es un rotundo "Sí" a la vida, en obediencia a quien conquista la muerte y da vida en abundancia.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org