Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Domingo 4º de Cuaresma - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: La Gracia de Dios nos ha tocado a todos, y en su fortaleza encontramos el coraje de presentarnos ante Él con nuestras necesidades.

Diácono / Lector:

Para que todos los que sirven como embajadores de Cristo por la prédica de Su palabra sean renovados en la fe y en la fidelidad a sus misiones, rogamos al Señor...

Para que las naciones del mundo gocen de estabilidad y paz, y puedan trabajar en mutua armonía, rogamos al Señor...

Para que nuestros hermanos y hermanas Judías, para que Dios, quien una vez les dio la tierra prometida, les conceda crecer en la fidelidad a Su Alianza, rogamos al Señor...

Por todos los que han tenido o han participado en un aborto, para que confíen en la misericordia del Padre, quien siempre acoge a sus Hijos arrepentidos, rogamos al Señor…

Para que todos nuestros familiares y parroquianos que están enfermos o sufren de soledad, también vivan la Gracia y Consolación de Dios, rogamos al Señor...

Para que todos nuestros hermanos y hermanas que han fallecido tengan el gozo y descanso eterno, rogamos al Señor...

Celebrante:
Padre,
que los que nos hemos salido del camino de tu amistad
también gocemos de tu perdón
y veamos tu respuesta a nuestras peticiones
que hemos presentado.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

El Papa y el Patriarca llaman a la defensa de los no nacidos

El Papa Francisco y el Patriarca Ortodoxo Ruso Cirilo de Moscú y de todas las Rusias se reunieron en La Habana, Cuba, el 12 de febrero de 2016, para firmar una declaración conjunta de carácter histórico. En dicha declaración, establecieron lo siguiente, con respecto a los no nacidos: "Hacemos un llamamiento a todos para respetar el derecho inalienable a la vida. Unos millones de bebés están privados de la propia posibilidad de aparecer a la luz. La sangre de los niños no nacidos pide a gritos a Dios que haga justicia. (Génesis 4, 10). (n. 21)”

 

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Josué 5:9a, 10-12
2 Corintios 5:17-21
Lucas 15:1-3, 11-32

Las lecturas de hoy presentan dos aspectos de la reconciliación de igual importancia, que tienen profundas implicaciones para la batalla entre la Cultura de la Muerte y la Cultura de la Vida.

La segunda lectura expresa: “En Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo” y luego “en nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios”. El predicador puede formular esta pregunta a la congregación: “¿Quién está llevando a cabo la reconciliación?”; si es Dios el que la está llevando a cabo, entonces, ¿porqué se nos ruega que nos reconciliemos?

A los israelitas, como dice la primera lectura, los liberó de Egipto y les dio la Tierra Prometida –aun así, tuvieron que luchar por ella una vez allí, y tuvieron que luchar para poder ver el camino de la vida de la Alianza. El Hijo Pródigo, en el pasaje del Evangelio de hoy, fue recibido por su padre, quien ya estaba reconciliándose con él, esperando ansiosamente su regreso. Aun así, él también tuvo que esforzarse por lograr su salvación. Tuvo que luchar. Tuvo que tomar la decisión deliberada de renunciar a su estilo de vida, levantarse y emprender el viaje de regreso a su padre.

La reconciliación nunca se logra pasivamente. Y tanto en el caso de los israelitas como del hijo pródigo, un motivo clave para que hicieran lo que necesitaban hacer de su parte para reconciliarse con Dios fue que debían llegar a un callejón sin  salida. La vida en esclavitud no era interesante, y la vida del hijo, alejado de su padre, de la misma manera había perdido lo interesante. Un callejón sin salida tiene un poder tremendamente persuasivo.
Hemos alcanzado un callejón sin salida en este país con la práctica del aborto. Aunque los defensores del aborto prometieron, a fines de 1960, que la legalización del aborto reduciría el abuso infantil y un montón de otras enfermedades sociales, ha ocurrido justamente lo opuesto, y esas enfermedades han empeorado. Los hombres y las mujeres de la “Campaña No Más Silencio” (SilentNoMore.com) le han probado al país que la participación de esa gente en el tema del aborto no ha resuelto nada, sino que ha traído más problemas. Esa es la razón por la cual, a medida que traen a la memoria esos abortos, le exigen al gobierno que retire de circulación este peligroso producto (ver RecallAbortion.com). 

Es momento de que la nación se reconcilie con Dios. El arduo trabajo de la reconciliación de nuestra parte incluye el trabajo de estar reconciliados con todos nuestros hermanos. No podemos reconciliarnos con Dios a menos que vayamos hacia nuestros hermanos y nos reconciliemos con ellos, y esto incluye a nuestros hermanos no nacidos. Nos incluye a todos. Estar reconciliados con los no nacidos significa reconocerlos como personas al igual que nosotros, luchar por sus derechos y trabajar por su protección.

 


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org