Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

5º Semana del Tiempo Ordinario - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante:

Cristo, crucificado y Resucitado, intercede por nosotros ante el Padre. Pidámosle con gran confianza.

Diácono/Lector:

Para que todos los que predican la Palabra de Dios puedan expresar, con convicción y claridad, que Cristo ha muerto, ha Resucitado, y vendrá de Nuevo, roguemos al Señor…

Para que Dios de la fortaleza a muchos para que respondan a su llamado a servirle como sacerdotes, diáconos, y en la Vida Religiosa, roguemos al Señor...

Para que todos los que hablan en oficinas públicas puedan reconocer que la ley de Dios está por encima de cualquier ley humana o judicial, roguemos al Señor…

Para que viendo la presencia de Dios más claramente en cada vida humana, nos arrepintamos de las formas en que hemos dejado de honrar, proteger y acoger esa vida, roguemos al Señor…

Para que todos los enfermos puedan encontrar la salud y el consuelo de sus familiares, amigos y hermanos en la fe, roguemos al Señor…

Para que todos los que han muerto sean purificados de sus pecados y puedan gozar de la vida eterna, roguemos al Señor…

Celebrante:
Padre,
aunque no somos dignos,
Tú nos llamas a seguirte.
Al escuchar nuestras plegarias,
haznos fieles para responder a tu llamada.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

De Pecadores a Apóstoles

El Papa Juan Pablo II escribió las siguientes palabras a todas las mujeres que habían tenido abortos: “El Padre de las misericordias está listo para darles su perdón y su paz en el Sacramento de la Reconciliación. Al mismo Padre y a su misericordia ustedes pueden, con seguridad y esperanza, encomendar a su hijo. Con la ayuda amistosa y especializada de otras personas, y como resultado de su propia dolorosa experiencia, ustedes podrían estar entre los más elocuentes defensores del derecho de todos a la vida. Mediante su compromiso con la vida, ya sea aceptando el nacimiento de otro niño o acogiendo y cuidando a aquellos en mayor necesidad de tener a alguien cerca de ellos, ustedes se convertirán en promotores de una nueva forma de mirar a la vida humana.” (El Evangelio de la Vida, n. 99).

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Is 6:1-2a, 3-8
1 Corintios 15:1-11 o 15:3-8, 11
LC 5:1-11

La primera lectura y el Evangelio para este fin de semana ambos muestran la reacción de la humanidad pecadora ante la presencia de la manifestación de la santidad: <<¡Apártate de mí, Señor, que soy un pecador>>. De repente vemos, con nueva claridad, las profundidades de nuestros propios pecados, tal como podemos ver las manchas en una ventana aparentemente clara cuando brillan en ella los  rayos del sol. Si leemos las cartas de San Pablo en el orden en que fueron escritas (que no es el orden en que aparecen en las Escrituras), vemos que Pablo muestra una creciente conciencia de su pecado en el transcurso de su vida. «Pablo, apóstol de Cristo Jesús» comienza. Más tarde, dice, «Apóstol y siervo.» Pero más tarde declara «no soy digno ser llamado apóstol» (la lectura de hoy), y por último, se llama a sí mismo «mas grande de los pecadores".

Sin embargo, ante la santidad de Dios (en el caso de Isaías, la gloria de Dios en el templo y en caso de Pedro, la gloria de Dios en Cristo), la humanidad no queda aplastada, pero más bien recibe la invitación para ser purificada, renovada y enviada. Isaías es lavado del pecado y luego, responde al llamado a ser un profeta. A Pedro se le pide dejar a un lado sus temores y responde al llamado a ser apóstol. 

Esto nos da un contexto espiritual perfecto para el llamado a ser pro-vida y a construir la cultura de la vida. Contrariamente a lo que algunos de nuestros críticos dicen, en la Iglesia no somos gente arrogante que nos creemos superiores a los demás y queremos decirles cómo vivir. Más bien, comenzamos con el arrepentimiento, dándonos cuenta de que reconocemos los pecados del mundo, sólo después de que hemos reconocido los nuestros. Cuando llamamos a otros a un estándar de moralidad, estamos reconociendo que nosotros mismos estamos bajo ese mismo estándar. Cuando llamamos a otros a arrepentirse de los pecados que destruyen la vida, no estamos diciendo que somos mejores que ellos, pero simplemente que ellos y nosotros tenemos que rendirle cuentas a Dios quien nos creo a todos, y que sus preferencias está sobre la nuestras.

En todo el país, las personas pro-vida aconsejan a las mujeres a no tener un aborto. Quienes así lo hacen no se acercan a estas mujeres como extraños. Más bien, estos consejeros pro vida saben también lo que es luchar contra el mal y ser atraído por la tentación. Ellos ministran como pecadores arrepentidos, familiarizados con la lucha contra el mal. 

Asimismo, muchos católicos rezan el Rosario frente las clínicas de aborto. No lo hacen para acosar o intimidar a las mujeres. Antes al contrario, lo hacen como un acto de arrepentimiento. Como están en la acera pública, no dicen <<ora por esos pecadores>>, sino más bien repiten, <<ruega por nosotros pecadores.>> Desde esa postura de arrepentimiento, pueden tender la mano a aquellos que van en camino a cometer un error terrible. Al hablarles y extenderles el amor para evitar el aborto, estas personas fieles intentan compensar de alguna manera por el silencio y el temor que a muchos les impide hacer algo para salvar vidas.

Cuando ayudamos a nuestra gente reconocer que las actividades pro-vida provienen de un arrepentimiento humilde, sentamos las bases para llamar a más personas a ser profetas de la vida, como Isaías y apóstoles de la vida, como Pedro, al participar activamente en la misión pro vida de la Iglesia.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org