Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Domingo de Ramos - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Hemos escuchado una vez más que Dios entregó a Su Único Hijo a la Cruz por nosotros. Por lo tanto con confianza le presentamos nuestras otras necesidades.

Diácono / Lector:

Para que la Iglesia proclame la muerte Redentora de Nuestro Señor con mayor efectividad, roguemos al Señor...

Para que por la Preciosa Sangre de Nuestro Señor, todas las naciones del mundo encuentren el camino hacia la paz y la justicia, roguemos al Señor...

Para que así como Cristo nos salvo cuando éramos indefensos, que también nosotros podamos salvar a los indefensos entre nosotros, como los pobres, los rechazados, y los no nacidos, roguemos al Señor…

Por todos los que van a ser bautizados y serán bienvenidos a la Iglesia en esta Pascua,roguemos al Señor...
Por los enfermos, para que encuentren consolación en la Cruz de Cristo, y por los fallecidos para que compartan de Su resurrección, roguemos al Señor...

Celebrante:

Padre,
al comenzar esta Semana Santa,
ayúdanos a profundizar en la vida que Jesús nos trae a través de su pasión y muerte. Te lo
pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

La Muerte de Jesús es Nuestro Ejemplo

Jesús, quien dijo al entrar al mundo: “He venido, Oh Dios, para hacer tu voluntad” (Heb. 10,9), se hizo asimismo obediente al Padre en todo y, “habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo” (Jn 13:1), entregándose completamente por ellos. Él que había venido “a servir y no ha ser servido, y a dar su vida como rescate por muchos” (Mc 10:45), obtiene en la Cruz la cumbre del amor: “Nadie tiene mayor amor, que aquel que da la vida por sus amigos” (Jn 15:13). Y él murió por nosotros aún siendo pecadores (Rom 5:8) De este modo Jesús proclama que la vida encuentra su centro, su significado y su realización cuando se entrega. En este punto nuestra meditación se convierte en alabanza y acción de gracia, y al mismo tiempo nos impulsa a imitar a Cristo siguiendo sus huellas (1Pedro 2:21). Nosotros también estamos llamados a dar nuestras vidas por nuestros hermanos y hermanas, y así realizar en la plenitud de la verdad el significado y el destino de nuestra existencia. Pope John Paul II, The Gospel of Life, n. 51.

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Lc 19:28-40
Isaías 50:4-7
Fil 2:6-11
Lc 22:14-23:56 o 23:1-49

Llegamos hoy al comienzo de una semana que nos lleva hacia el centro y a la cumbre de todo el año litúrgico y al corazón mismo del Evangelio en el que creemos: ¡Cristo ha muerto, Cristo ha resucitado, Cristo vendrá de nuevo!

Nos hemos estado preparando durante toda la Cuaresma para celebrar los acontecimientos de estos días - eventos que son cruciales para la historia humana y para nuestra propia vida, que requieren de todo un tiempo de arrepentimiento y preparación para celebrarlos dignamente. Tenemos la bendición y el privilegio de poder decir que creemos que mediante los acontecimientos relatados en la Pasión, Dios nos ha revelado su amor por nosotros, nos ha abierto el camino para el perdón de todos nuestros pecados, y ha puesto en nuestras manos, el don de la vida eterna.

1. Dios ha revelado su amor por nosotros. St. Pablo le dice a los Romanos que Dios muestra su amor para con nosotros, precisamente, porque dio su vida por nosotros pecadores. Con su decisión de ir a Jerusalén, decide al mismo tiempo dar su vida por nosotros. Sabía exactamente lo que le iba a pasar y lo aceptó en su totalidad.
Su entrada en la ciudad es triunfante. La aclamación que lo saludó tiene un marcado contraste con los gritos de la multitud el viernes en que decía: "¡Crucifícalo!" Al mismo tiempo, el viernes, el triunfo del Domingo de Ramos representa el hecho de que al ir a Jerusalén, está trayendo, de hecho, el triunfo de la gracia sobre el pecado y de la vida sobre la muerte. Su elevación en la cruz es de hecho una elevación a la gloria. Lo que vemos ahí no es debilidad, sino fuerza - la fuerza para dar la vida por los que necesitan ser salvados. Lo que vemos ahí es la triunfal victoria de la obediencia sobre la rebelión. Cristo es obediente al Padre hasta la muerte, para deshacer nuestra desobediencia la cual llevó a la muerte.

Podemos decir que los que aclamaron a Cristo al entrar en Jerusalén no se dieron cuenta de cuánta razón tenían. Había más que celebrar que lo que veían o de lo que podían concebir en sus mentes. El amor estaba a punto de ser revelado en forma tal que iba a cambiar la historia humana y dar paso al el Reino de la salvación.

A comienzos del cristianismo, algunos afirmaron erróneamente que Jesús realmente no sufrió en su pasión, sino que sólo parecía sufrir. La Iglesia enseña, sin embargo, que "padeció y fue sepultado." Este es un artículo de fe. Su sufrimiento y muerte fueron reales - y eso hace su amor más claro aún.

2. Dios ha abierto el camino para el perdón de nuestros pecados. ¿Qué cayó sobre los hombros de Jesús cuando la cruz fue puesta sobre él? ¿Qué cayó sobre su cabeza cuando la corona de espinas le fue colocada? ¿Qué cayó sobre su cuerpo cuando le dieron de azotes? Nuestros pecados cayeron sobre él.

Como dice un himno de Semana Santa:
"¿Quién fue el culpable?
¿Quién trajo esto sobre ti?
¡Ay, mi traición,
Jesús, te ha deshecho.
Yo soy el culpable.
Yo fui el que te negué.
Yo te crucifiqué."

Este es el día, y esta es la misa, en la que todos reafirmamos con convicción absoluta y gratitud profunda, que el perdón de nuestros pecados brota de la sangre de Su cruz, y que tenemos que correr una vez más a la cruz como el único lugar desde el que podemos encontrar ese perdón.

3. Los eventos de este día dan vida eterna al mundo. Dios está en el negocio de destruir la muerte. Se somete a ella y luego le roba su poder mediante su resurrección. Toda nuestra fe se centra en estos eventos. Todos los sacramentos y todas nuestras oraciones derivan su eficacia de estos eventos. Cada enseñanza de la Iglesia y toda la predicación del mundo tienen el propósito de anunciar estos eventos. Todo el propósito de la Iglesia y de todos sus ministerios es aplicar los frutos de estos eventos a cada ser humano y a la propia sociedad.

Dios destruye la muerte, y lo sigue haciendo a través de nosotros. Los eventos relacionados con el día de hoy nos hacen el Pueblo de la Vida. Ellos renuevan nuestra convicción de que a Dios le interesa la vida humana, y de que a nosotros debe interesarnos también. A la luz de la pasión y muerte de Cristo, que es la pasión y la muerte de Dios mismo, ningún ser humano puede ser indiferente a la violencia. A la luz de lo que Cristo hizo para rescatarnos de la muerte, nos damos cuenta de nuestro llamado a rescatar a otros de la muerte. Este rescate se inicia con los seres humanos más vulnerables entre nosotros, los niños que aún viven en los vientres de sus madres, y son privados del derecho a la vida por el aborto. Algunos están tentados a tomar la vida en vez de sacrificarse para protegerla y nutrirla. Sin embargo, cuando vemos lo que Dios ha hecho por nosotros, nos encontramos con que el sentido mismo de la vida es darnos a nosotros mismos por el bien del otro. A la luz del Domingo de Ramos, no tiene sentido retener nuestro amor o nuestro sacrificio a favor de la vida humana.

Y las ramas de palma que llevamos a casa hoy tienen como propósito recordarnos es esta simple verdad a lo largo del año. Corramos a la cruz de Cristo, dándole gracias por la vida eterna que trae, y resolviendo ser el Pueblo de la Vida en el mundo.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org