Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

2º Semana del Tiempo de Pascua - Ciclo A

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 
Celebrante: Con mucha confianza en la Divina Misericordia, le presentamos nuestras peticiones al Señor. 

Diácono / Lector: 

Que la Misericordia de nuestro Salvador resucitado atraiga a todos los pecadores a la fuente del arrepentimiento, al perdón, y a la sanacion, roguemos al Señor... 

Para que los lideres mundiales nunca duden del poder de la verdad y el amor de Dios, y se refugien en Él al buscar soluciones a los problemas internacionales, roguemos al Señor... 

Para que así como los Apóstoles compartieron sus bienes, los Cristianos compartan los suyos con todas las que sienten que no pueden soportar su embarazo, y les ayuden a escoger la vida, roguemos al Señor... 

Para que todos los sacerdotes sean ministros efectivos y compasivos de la reconciliación y administren el Sacramento de la Penitencia, entregado a nosotros por Cristo Resucitado, roguemos al Señor... 

Para que todos los enfermos, y todos los que sufren de cualquier manera, sean consolados y fortalecidos por la Gracia de Dios y el cuidado demostrado por Su pueblo, roguemos al Señor... 

Por todos los que han fallecido para que compartan en la Resurrección del Señor, roguemos al Señor... 

Celebrante

Padre, 
necesitamos tu misericordia. 
Atiende nuestras suplicas, 
llénanos del gozo que viene de la esperanza, 
y concédenos la vida que derrota a la muerte. 
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.
Adiciones para el boletín:
 

La Divina Misericordia y Pro-vida 

El Papa San Juan Pablo II declaró el domingo después de la Pascua como Domingo de la Divina Misericordia. Muchos de los fieles rezan la Coronilla de la Misericordia regularmente. Hay una relación entre esta devoción y el movimiento pro-vida. Fr. Seraphim Michalenko, MIC, quien fue el principal traductor del diario de Santa Faustina, y el postulador de su causa de canonización, escribe lo siguiente: “Al menos en tres ocasiones, de 8:00-11:00 de la noche, ella sentía como si su interior fuera desgarrado. Sufrió tanto que pensaba que iba a morir. Los doctores no podían determinar qué era lo que tenía, y ninguna medicina podía aliviar su sufrimiento, Mas tarde, le fue dado el entendimiento de que estaba sufriendo esos dolores por las madres que estaban abortando sus  hijos.” (Diario 1276).

En otra ocasión, ella tuvo una visión de un ángel que venía con rayos para destruir una de las ciudades más bonitas del país. Y ella se sintió impotente para hacer algo (Diario 474). ¿Qué antídoto le dio el Señor? La Coronilla de la Divina Misericordia. [Ella explicó] que la ciudad iba a ser castigada por sus pecados, principalmente por el pecado del aborto.”(“Entrañas de Misericordia”, Boletín de los Marian Helpers, Verano 1995, p. 13).

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 
Hechos 2:42-47
1 Pedro 1:3-9
Jn 20:19-31 (43) 

Una cosa es dudar del hecho de que Jesús resucitó, como lo hizo Tomás. Sin embargo, nosotros, tenemos más probabilidades de dudar del poder que fluye de aquella Resurrección, un poder que nos puede mantener alejados del pecado.

Hoy es el Domingo de la Divina Misericordia, pero no debemos confundir la misericordia con la suposición o el permiso de poder pecar. De hecho, es precisamente en habernos dado los mandamientos que, como nos cuenta la segunda lectura, “no son gravosos”, donde Dios nos muestra su misericordia. No es simplemente nuestra debilidad lo que “Dios comprende”. Él comprende, en primer lugar, nuestra necesidad de Él, y el hecho de que prosperamos únicamente viviendo una vida de unión con su voluntad. Por lo tanto, su misericordia nos provee cada gramo de fortaleza que necesitamos para cumplir realmente los mandamientos, que es lo mismo que cumplir las demandas de amor.

El amor tiene demandas concretas, comenzando con una veneración y un respeto absolutos por la vida de cada uno, y la vida de los más débiles y vulnerables alrededor nuestro. Las acciones que se cobran deliberadamente vidas humanas inocentes siempre son contrarias al amor. Pero “sus mandamientos no son gravosos”, porque por nuestra fe en su resurrección, tenemos el poder de amar como Él ama, incluso hasta el punto de sacrificarnos a nosotros mismos como Él se sacrificó.

Tomás encontró la fortaleza para creer cuando volvió a la unidad de la Iglesia. Quizás cuando no estuvo en la noche de la Pascua, fue porque buscaba por su cuenta a Jesús. Después de todo, él era la clase de persona que quería ver por sí mismo. Pero en realidad encontró a Jesús solamente cuando volvió con Pedro y los demás apóstoles. Nosotros también encontraremos la fortaleza para creer, para llevar a cabo los mandamientos y para respetar cada vida humana, cuando mantengamos una unidad íntima con la Iglesia, la comunidad de creyentes construida en los apóstoles.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org