navstrip-short-bluep-victor.jpg

Archive for July, 2011

El corazón y la conciencia

Friday, July 29th, 2011





“Votar es un derecho y un deber pero es esencial estar informado y votar de acuerdo a lo que el corazón y la conciencia nos dicen. Una mentalidad de “todo vale” o “tengo derecho a hacer cualquier cosa que quiero” no es correcta. El gobierno tiene la obligación de ayudar a la gente a entender sus derechos y responsabilidades. Un católico o cualquiera con una conciencia bien formada, un entendimiento acabado de lo correcto y lo incorrecto, del bien y el mal, NUNCA puede votar por un programa político o una ley que “contradice los contenidos fundamentales de fe y moral.”

Cardinal Renato Martino, Presidente del Concilio Pontifice de la Justicia y la Paz

Click here to leave a comment for
the article above.






Obligación moral

Thursday, July 28th, 2011





“Para los católicos, la virtud pública es tan importante como la privada en la reconstrucción del bien común. En la tradición católica, la ciudadanía responsible es una virtud; la participación en el proceso político es una obligación moral. Todo creyente esta llamado a formar parte de una ciudadanía responsable, a ser un participante informado, activo, y serio en el proceso político.” (La Junta Administativa de los Obisbos Católicos de E.E. U.U., Ciudadanos Comprometidos, 1999, p.9).

Click here to leave a comment for
the article above.






Valentía y Determinación

Wednesday, July 27th, 2011





“En una época de engaños, muchos votantes están hambrientos de tener algo substancioso. Ellos admiran y apoyan figuras políticas que hablan sinceramente por sus convicciones morales. Nosotros, por nuestra parte aplaudimos a los católicos y a otras autoridades públicas, que con valentía y determinación usan sus puestos de liderazgo para promover el respeto por toda la vida humana.” ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.31).

Click here to leave a comment for
the article above.






Recursos Litúrgicos Duodecimo Domingo de Tiempo Ordinario

Tuesday, July 26th, 2011





 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carísimos amigos,

Es una gran alegría anunciarles el lanzamiento en español de nuestros recursos litúrgicos.  Para todos aquellos que lo deseen pueden suscribirse y recibir la guía de puntos sugeridos en clave pro vida para la homilía dominical, así como las oraciones de los fieles y párrafos para insertar en los boletines o carteleras parroquiales.

Pueden promocionar estos recursos litúrgicos entre sus diáconos, presbíteros y obispos.

Seguimos contando con sus oraciones y sepan que los encomendamos con cariño en la nuestras.

P Víctor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano
Sacerdotes por la Vida

Puntos sugeridos para la Homilía

Is 56:1, 6-7
Rom 11:13-15, 29-32
Mt 15:21-28

Católico significa “universal.” Todos estamos llamados a la salvación en Cristo, todo el mundo está llamado a su casa de oración, a su Iglesia, a su familia. La Iglesia, en su núcleo, es misionera, y todos sus esfuerzos están dirigidos a una expansión cada vez más amplia y al crecimiento, que puede abarcar todos los seres humanos.

Esta universalidad, que se refleja en todas las lecturas de hoy, tiene sus raíces fundamentalmente  en el sentido mismo de la Encarnación. “Por su encarnación, el Hijo de Dios se ha unido en cierto modo con todo hombre” (Vaticano II, Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes, 22). Esta realidad plantea la dignidad de la vida humana más allá de lo que ya tenía como creación de Dios a su imagen, y es también la base de la urgencia de la tarea de anunciar el Evangelio a todas las personas, para que sepan el significado y la promesa de la  dignidad que tienen.

“Los dones y la vocación de Dios son irrevocables”, como segunda lectura de hoy nos dice. Es por eso que la Iglesia es pro-vida, y por qué, como Pablo VI declaró en la Humanae Vitae y de Juan Pablo II repite en Evangelium Vitae “, esta tradición no se ha modificado e inmutable” (EV 62). Nuestra postura en favor de la vida, y en defensa de la vida, no proviene de nosotros, o de alguna inclinación que tenemos a una determinada filosofía, ideología o plataforma política. Se basa más bien en “los dones y la llamada de Dios”, que “es irrevocable” y universal. Él ha elegido para crear y redimirnos, y reservar un lugar para nosotros en su trono. Su elección es lo que hace que la vida humana sagrada, y es la base de nuestras decisiones.

Las lecturas de hoy, por lo tanto, proporcionan una base para una fuerte afirmación de lo esencial e integral favor de la vida de la Iglesia, de su significado y origen, y de la necesidad de que el testimonio a favor de la vida debe darse a todo el mundo y a cada cultura y subcultura.

Oración de los fieles

Celebrante: Al igual que la mujer Cananea, nos acercamos al Señor con una fe persistente y le pedimos que nos conceda lo que necesitamos.

Diácono/Lector:

Para que la Iglesia en cada comunidad continúe siendo una casa de oración para toda la gente, roguemos al Señor…

Para que muchos sean los que respondan al llamado de Dios de ser sacerdotes, diáconos, religiosos, roguemos al Señor…

Para que hagamos más para acoger y proteger el obsequio de la vida que, como todos los obsequios de Dios, es irrevocable, roguemos al Señor…

Por todos los que gozan de vacaciones, para que sientan una cercanía al Señor y encuentren paz y descanso en cuerpo y alma, roguemos al Señor…

Por los enfermos, los pobres, y los abandonados para que encuentren consuelo en la presencia de Dios y en el amor de su pueblo, roguemos al Señor…

Por todos los que han fallecido para que sean purificados de todo pecado y se regocijen en la vida eternal del cielo, roguemos al Señor…

Celebrante:

Padre,
en esta casa de oración,
acudimos a Ti
Concédenos lo que te hemos pedido,
y mantennos fieles a Tu Voluntad.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín

“Personalmente Opuesto” – Obispo Robert Vasa

Parece haber una desconexión cuando alguien insiste que tiene un especial aprecio por la persona del Santo Padre a la vez que firmemente rechaza lo que él enseña y defiende. El Papa Benedicto XVI hizo referencia a esto durante su visita. Él habló sobre la imposibilidad de separar nuestra vida privada de la vida pública. La consistencia entre lo que creemos y lo que hacemos es esencial. Recuerden a los políticos de una o dos décadas atrás que estaban en la cerca en lo relacionado al aborto. Su frase habitual: “Yo estoy personalmente opuesto al aborto pero no impondría mi punto de vista a nadie.” Parece que ellos reconocían la necesidad de presentarse en la vida privada como pro-vida mientras que mantenían una actitud pro-aborto en la vida pública. Ahora ellos no sienten esa necesidad. Ahora hasta los políticos católicos, no todos ciertamente, parece no tener reparos de conciencia al declarar públicamente que siempre actuarán, en la vida pública, defendiendo y protegiendo, no la vida del niño, sino el derecho de la madre a matar ese niño, mientras que sostienen que son buenos católicos, no ex comunicados, sino comunicantes. Parecería que no queda ni un vestigio de “oposición personal” al aborto. En verdad, esto no es sorprendente. Es sencillamente imposible mantener la sollamada “personal oposición” y actuar, en público o en forma externa, en una forma que consistentemente socaba esa “oposición personal””.

Click here to leave a comment for
the article above.






Nosotros somos los maestros principales

Monday, July 25th, 2011





Por ser los maestros principales de la Iglesia, tenemos pro tanto que explicar, persuadir, corregir y amonestar a los que desde sus funciones de liderazgo contradicen el Evangelio de la vida con sus acciones y política. Las autoridades católicas en la vida pública que desoyen la enseñanza de la Iglesia sobre la inviolabilidad de la persona conspiran indirectamente en la matanza de vidas inocentes.” ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.29).

 

Click here to leave a comment for
the article above.






El Verdadero Pluralismo

Friday, July 22nd, 2011





“Algunas autoridades católicas elegidas han adoptado el argumento de que, mientras que ellos personalmente se oponen a tales males como el aborto, no pueden imponer sus puntos de vista religiosos en la sociedad en general. Este es un serio error por varias razones. Primero, en cuanto al aborto, cuando empieza la vida humana no es una creencia religiosa sino un dato científico-un hecho sobre el cual hay un acuerdo claro hasta entre los principales proponentes del aborto. Segundo, la santidad de la vida humana no es sólo una doctrina católica sino parte del patrimonio ético de toda la humanidad, y un principio fundamental de nuestra nación. Finalmente la democracia no se ayuda con el silencio. La mayoría de los estadounidenses reconocería que en esta declaración hay una contradicción: “Aunque estoy opuesto personalmente a la esclavitud, al racismo o al sexismo, no puedo imponer mis ideas personales en el resto de la sociedad”. El verdadero pluralismo depende de si la gente con convicciones lucha vigorosamente para promover sus creencias por todos los medios éticos y legales a su disposición.” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.24).

Click here to leave a comment for
the article above.






Principios fundamentales

Thursday, July 21st, 2011





“De manera sorprendente , vemos hoy un aumento en la tensión entre los principios fundamentales de nuestra nación y la realidad política. Vemos esto en la diminución del respeto por los derechos inalienables a la vida y en la eliminación de la protección legal para los más desamparados. No puede haber justicia auténtica en nuestra sociedad hasta que las verdades sobre las que se fundamentó nuestra nación se hayan concretizado más perfectamente en nuestra cultura y ley.” ( Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.14).

Click here to leave a comment for
the article above.






Cada católico es un misionero de la dignidad humana

Wednesday, July 20th, 2011





Cada católico es un misionero de la Buena Nueva de la dignidad humana redimida por la Cruz. Aunque nuestra vocación personal determine la forma y estilo de nuestro testimonio, Jesus llama a cada uno de nosotros a ser levadura de la sociedad, y por tanto seremos juzgados por nuestras acciones. Nadie, muchos menos alguien que está en un puesto de liderazgo en nuestra sociedad, puede justamente considerarse un católico practicante si actúa de manera contraria da su fe.”(Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.7).

Click here to leave a comment for
the article above.






Deshacer la obra del Diablo

Tuesday, July 19th, 2011





 

Afirmar que sólo Cristo en y a través de su Iglesia puede, en última instancia, acabar con el aborto no es una vanalidad piadosa, ni tampoco es una forma elegante de decir “Jesús, ayúdanos a pelear contra el aborto.” Tampoco es una manera elitista de excluir de la causa de la vida a quienes tienen diferentes creencias religiosas.

Es, en cambio, una manera de decir algo sobre la naturaleza misma de Cristo y su Iglesia y sobre las razones por las cuales el aborto y la anticoncepción, que son frutos del mismo árbol, continúan.

Hay muchas maneras de expresar el propósito de la misión de Cristo en el mundo. San Juan en su primera carta la resume diciendo: “Para esto se manifestó el Hijo de Dios: para destruir las obras del diablo” (1 Juan 3:8). ¿Cuáles son las “obras del diablo” que Cristo destruye? El mismo Cristo nos dice que el diablo es “homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla la mentira, de lo suyo habla, porque es mentiroso y el padre de la mentira.” (Juan 8:44). En una misma oración Nuestro Señor llama al diablo mentiroso y asesino. La mentira y el asesinato van siempre juntos.

La única forma en que el aborto puede continuar a esta escala horrible es recubierto de mentiras, endulzado con negaciones y distorsiones de la verdad. Entre las mentiras que han mantenido al aborto se encuentra la idea que el niño por nacer no es en realidad un bebé, que el aborto es bueno para las mujeres y que se puede negar la protección a los no nacidos pero conservarla para nosotros mismos.

Cristo ha venido a destruir las obras del diablo. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14:6). El es el Camino a la salvación precisamente porque El es la Verdad que destruye las mentiras del diablo, y porque es la Vida, que deshace la obra de muerte del diablo.

Cuando tomamos una postura pro-vida, luchamos contra el diablo, quiérase o no. Aunque su reino ha sido derrotado y su poder es limitado todavía “como un león rugiente, ronda buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8). El diablo tratará de desalentarnos y distraernos. Su estrategia favorita con la gente buena no es tentarlos para que hagan cosas malas, sino tentarlos a hacer cosas buenas, que aunque son buenas, nos distraen de las cosas necesarias.

Cuando luchamos contra el diablo, no debemos nunca enfrentarlo directamente. Eso hay que dejárselo a Jesús. Hay que rezar para que el Señor rechace al diablo. Hay que estar inmerso en la Palabra de Dios, porque es “la espada del Espíritu” (Ef. 6:17)

Hay que estar cerca de la Madre de Dios. Porque ella ha dado a luz a Cristo y no hay nadie aparte de Cristo que el diablo odie más. Precisamente por su íntima unión con Jesús, tenemos que estar cerca de ella, especialmente a través del rosario. Hay que refugiarse en los sacramentos especialmente la Penitencia y la Eucaristía, porque allí encontramos al único Salvador, Jesucristo.

P. Frank Pavone

Director Nacional, Sacerdotes Por la Vida

Click here to leave a comment for
the article above.






Ciudadanía Fiel Responsabilidad Cívica

Monday, July 18th, 2011





Para los Católicos, la virtud pública es tan importante como lo es la virtud privada en cuanto a que construye un bien común. Dentro de la tradición Católica, la responsabilidad cívica es una virtud; la participación en los procesos electorales es una obligación moral. Cada creyente es llamado a ser un ciudadano fiel, informado, activo y partícipe responsable dentro del proceso político. Como dijimos hace un año, “animamos a todos los ciudadanos, particularmente a los Católicos, a abrazar sus deberes cívicos, no solamente como un deber y privilegio, sino como una oportunidad más amplia para participar en la construcción de la cultura de la vida. Cada voz cuenta en el foro público. Cada voto cuenta. Cada acto de responsabilidad cívica bien hecho, es un ejercicio de un poder individual muy significativo”. (U.S. Bishops: Ciudadanía Fiel — Responsabilidad Cívica para el Nuevo Milenio, 1999).

Click here to leave a comment for
the article above.