Nombrando a los bebés de Gosnell

 
Fr. Frank Pavone
National Director, Priests for Life
June 03, 2013


El juicio del abortista Kermit Gosnell va más allá que el mismo hombre. De una manera dolorosa, hace que el país se enfrente cara a cara con el aborto, que, como la defensa argumenta, es "sangrienta" y "real".
 
Para aquellos que han tenido un aborto, los pone de nuevo en contacto con un dolor que nunca se aleja, y les recuerda la necesidad de sanación. Esto es especialmente cierto cuando vemos con lo que nos confronta el caso Gosnell: cuerpos de bebés en bolsas y cajas de cartón en el congelador, piececitos desmembrados en frascos, algunos 45 bebés recobrados en una investigación de la clínica y entregados al examinador médico de Filadelfia.
 
Como Director Pastoral del Ministerio más grande del mundo de la sanación después del aborto, Rachel's Vineyard, así como de la movilización más grande de los que hablan sobre sus abortos, the Silent No More Awareness Campaign, he acompañado innumerables padres y madres en su camino a la sanación. Y he presidido en los entierros de muchos bebés abortados.
 
Uno de los momentos claves de esa jornada hacia la sanación después del aborto es cuando los padres nombran a su hijo. El momento es poderoso y liberador. Hasta entonces, el niño fue víctima de la deshumanización. Antes de poder matar, tenemos que deshumanizar. "Se trata no de un niño," nos mentimos a nosotros mismos; o decimos, "Esto no es un niño del cual me quiere hacer responsable en este momento ". De éstas o mil otras maneras, un velo de deshumanización cubre al niño; se introduce un abismo entre la humanidad del niño y nuestra conciencia de la necesidad de responder a ella con un reconocimiento incondicional y aceptación. Pero el tiempo no es apropiado, la carga es demasiado grande, y así mantenemos todo rastro de humanidad del niño alejado de nuestra consciencia.
 
Y aquí es donde entra en juego el poder del nombre.
 
Las personas tienen nombres. Una de las primeras cosas que hacemos al ponernos en presencia de otra persona--o incluso aprender acerca de su existencia cuando al no estar en su presencia--es averiguar su nombre. El nombre expresa a la persona, invita la presencia de la persona, tanto llama y da la bienvenida a la persona, reconoce que hay es algo en común entre la persona y nosotros mismos, y por lo tanto al recibir su nombre les ofrecemos el nuestro.
 
En el caso de Dr. Gosnell, hemos escuchado de los 45 bebés que se recobraron de la clínica. Y hemos leído el informe del gran jurado y escuchado a los testigos que hablan de "Baby Boy A", "Baby Boy B," Baby C, D, E, F y G.
 
Pero ahora es el momento, en nuestro viaje colectivo a través de esta pesadilla, conectarse más directamente con estos niños. Es hora de nombrar a los niños. Tenemos pruebas de que nadie les ha dado un nombre o estaba interesado en darles un nombre. De hecho, estos bebés fueron traídos a un centro de aborto a ser asesinados y luego ser tirados a la basura. El hecho de que sus padres los hayan abandonado no nos da el derecho de hacer lo mismo. "Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá" la escritura nos dice (Salmo 27). "Te he llamado por su nombre, eres mío," dice el Señor (Isaías 43:10). Como escribió el Papa John Paul II, "Dios... ha confiado la vida de cada individuo a su prójimo, hermanos y hermanas" (Evangelium Vitae, 76). Desde el punto de vista, entonces, que somos una sola familia humana creada por Dios, estos niños son también nuestros. Y por eso los podemos nombrar ya que nadie más lo ha hecho.
 
Esto es lo que Sacerdotes para la Vida ha hecho.  El jueves de la Ascensión, el 09 de mayo del 2013, una sencilla ceremonia se celebró en la capilla en la sede de Sacerdotes por la Vida en Staten Island, NY. Escuchamos la palabra de Dios, oramos por estos bebés, a sus familias y a quienes participaron en su muerte. Y luego los nombramos. Escogí el nombre "Adam" para "Baby Boy A," simplemente como un recordatorio de que Adán, el primer hombre creado, nos recuerda que en cada hombre - y en cada niño--toda la humanidad está de alguna manera representada y que nuestra respuesta a esa persona, si la aceptamos o rechazamos, forma nuestra respuesta a cada persona. Le puse el nombre de Michael a "Baby Boy B", para recordarnos de la lucha entre el bien y el mal que corre por nuestra cultura y en nuestra propia mente y corazón al elegir como responderemos a cada persona.
 
La mayoría de los otros nombres son neutrales, puesto que no tenemos información sobre los géneros de la mayoría de los bebés.
 
Así pues, la ceremonia de nombramiento se llevó a cabo en esta fiesta de la Ascensión, ese día, la humanidad que el Señor Jesús tomó a las alturas de los cielos es la misma naturaleza humana compartida por todos nosotros--ricos y pobres, sanos y enfermos, nacidos y no-nacidos--y por todos estos bebés. Recuerdamos a todos los bebés asesinados por Dr. Gosnell, los que no fueron encontrados en su clínica, así como los más de 50 millones de niños muertos en todo Estados Unidos desde que Roe vs Wade declaró que no eran personas.
 
Los nombres que les dimos a los 45 bebés son los siguientes. Los invitamos a orar por ellos y sus familias y por el Dr. Gosnell y su personal. ¡Esperamos, una vez que recibamos permiso del médico forense, darles a estos niños un funeral y entierro adecuado.
 
Nombres de los bebés Gosnell
 
El informe del jurado: "el médico-forense de Philadelphia analizó los restos de los 45 fetos recobrados de la clínica. De ellos, 16 fueron durante el primer trimestre; 25 fueron el segundo trimestre, desde las 12 a 21 semanas; 2 fueron  de 22 semanas; 1 fue 26 semanas; 1 es de 28 semanas."
 
Bebé a Adán (Baby Boy A, abortado a los siete meses y medio, pesó seis libras)
 
Bebé a Michael (Baby Boy B, asesinado a las 28 semanas)
 
Bebé a Alex (bebé C, respiró por 20 minutos después del parto.)
 
Bebé Chris (bebé D--fue parido en el escusado y los vieron nadando allí.)
 
Bebé Andy (bebé E—se le oyó gemir).


Bebé Lou (bebé F—la piernita de este bebé se estiró y movió después de ser parido)
 
Bebé Pat (bebé G)
 
Bebé Joshua
Bebé David
Bebé Ashley
Bebé Sal
Bebé Terry
Bebé Sam
Bebé Val
Bebé Tony
Bebé Ronnie
Bebé Sarah
Bebé Melanie
Bebé Sandy
Bebé Corey
Bebé Drew
Bebé Ryan
Bebé Toby
Bebé Sean
Bebé Kelly
Bebé Carroll
Bebé José
Bebé Benjamin
Bebé Stacey
Bebé Gabriel
Bebé Brett
Bebé Julian
Baby Taylor
Bebé Courtney
Bebé Danny
Bebé Kim
Bebé Mandy
Bebé Robin
Bebé Austin
Bebé Abel
Bebé Michelle
Bebé Lisa
Bebé Shannon
Bebé Nevin
Bebé Connor
 


Click here to leave a comment
 

14 Comments
Dirtdartwife says:
5/11/2013 9:40:14 PM
As a port abortive mother myself, I know the importance of naming a child. My heart bawls with this entire story, and m soul cries hard because I see those pictures of the babies and I just want to hold them. The baby with the slit in his neck now shares the same name as my one year old and I can't help but hold my baby closer. May all these babies pray for us now, and thank you Fr. Pavone, for doing this.

Paula J. Fletcher says:
5/11/2013 12:49:14 AM
Praise the Lord, and thank you, Father, for giving these babies the human dignity that they deserve. I have read each name aloud as well, asking the Lord to allow them to play with my great nieces and grandchildren, ALL of whom were VERY, VERY, WANTED. As I mourn the babies in my family that God took while in their mothers' wwombs, and shortly after, so I mourn not only the Gosnell Babies, but ALL of the victims of abortion, children AND parents. May God allow us to win the fight to end this heinous practice.

Diane Helmold says:
5/9/2013 5:15:37 PM

Father Frank,
Thank you!
Thank you for caring!
Thank you for caring enough to do something about these atrocities!
I love the idea of naming the little ones! I will pray for you and the little innocent lives who were not given a chance to live.
We must stop this.
You are the BEST!!!

Kathy Smith says:
5/9/2013 4:21:52 PM
Thank you for honoring the lost lives of these precious little babies. They now have identities and a special place in my heart and each little name has given me more courage to fight to end this horrible practice.

Jadwiga Zubrzycka says:
5/9/2013 4:15:23 PM
God bless you Fr. Frank for what you did for these babies, I am sure they are all praying for you! May God grant an end to this terrible abortion holocast.

elizabeth says:
5/9/2013 1:32:11 PM
God Bless you for this worthy & inspirational endeavor.
Thank you for the gift of allowing us a path to mourn
our loss of these children.

Eternal rest grant unto these innocents.
Amen

VAL says:
5/9/2013 1:24:47 PM
Thank you father! All these babies are my angels, especially the one named "VAL."

Ronnie & Tony Kull says:
5/9/2013 12:49:06 PM
Thank you, Fr. Frank, for naming the babies. They are Jesus' and ours. God bless you -- for your ministry, your courage and your direction. And for taking a lead in Philadelphia in raising awareness.

Kevin J. Brewer says:
5/9/2013 12:15:52 PM
Thank you, Father Frank, for having a naming ceremony for these dear little ones.

Rita Smith, M.E.V. says:
5/9/2013 10:57:40 AM
God bless you, Fr. Pavone for naming the aborted babies from Gosnell's House of Horror's. Psalm 139 we pray for the babies made in the image and likeness of God. They are not garbage and truly deserve the dignity of a Christian burial. On Ascension Thursday what a profound significance of the 40 days after Christ's Resurrection to name the babies. 40 years of Gosnell's murdering, 40 weeks of pregnancy and 40 Days for Life continuously held in our Phila. Archdiocese, country and internationally.

 1 2  


Priests for Life
PO Box 236695 • Cocoa, FL 32923
Tel. 321-500-1000, Toll Free 888-735-3448 • Email: mail@priestsforlife.org