7º Semana de Pascua - Ciclo B

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 
Celebrante: Hemos sido llamados a dar testimonio de la verdad de la Resurrección de Jesucristo. Oremos por las necesidades del mundo al cual le proclamamos la verdad. 
 
Diácono / Lector:
 
Para que la Iglesia continúe gozosamente dando testimonio al mundo de que Jesús ha resucitado y que el pecado y la muerte han sido conquistadas, roguemos al Señor... 
 
Por aquellos que no tienen fe o la han perdido su, para que sean consagrados de nuevo en la verdad de la Palabra de Dios, roguemos al Señor... 
 
Por todos los que trabajan en los medios de comunicación para que se comprometan a servir la verdad y a transmitir el verdadero significado del amor, roguemos al Señor...  
 
Para que el Espíritu Santo, dador de Vida, respire vida sobre nuestra nación y cree una nueva Cultura de Vida que acoja al extranjero, alimente al pobre, y reciba a todos los niños, nacidos o no nacidos, roguemos al Señor... 
 
Para que todos los que han muerto, especialmente aquellos que han dado la vida por nuestro, estén llenos del gozo de la vida eterna, roguemos al Señor… 
  
Celebrante:
 
Dios Todopoderoso, esperamos la renovada presencia de Tu Espíritu Santo. Por Su 
Poder, ayudanos a dar testimonio ante todo el mundo de Tu fidelidad hacia nosotros, 
respondiendo nuestras necesidades. Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo nuestro 
Señor. Amen.
Adiciones para el boletín:
 

Exaltación de la Vida Humana

Jesús rezó la noche antes de morir, “Padre, dame la gloria que Yo tenía antes del inicio del mundo.” ¿En qué forma es la gloria que él tuvo en la Ascensión diferente a la gloria que tenía antes del inicio del mundo? Difiere solamente en el ahora, la tiene en la naturaleza humana. Nuestra humanidad ha sido llevada hacia las alturas del cielo, cumpliendo el propósito que Dios tenia para la vida humana desde el comienzo. El Apocalipsis 3:21 declara, “Al que venza, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo también he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.” El plan de Dios para nosotros no es nada más que nos reunamos alrededor del trono o que nos postremos ante el trono, sino que ¡nos sentemos con Él en el trono! Esta esperanza extendida a la familia humana por medio del Evangelio directamente se contradice cuando los mismos seres humanos destinados por los altos cielos son atacados con violencia, degradados en su dignidad, o los matan mediante cosas como el aborto. La naturaleza humana que Jesús lleva a la gloria en la Ascensión es la misma naturaleza humana que tú y yo compartimos y la misma naturaleza humana que los bebés en el vientre comparten.

Celebrar la Ascensión en la vida diaria significa tratar la vida humana de cada uno como una vida destinada a sentarse con Cristo en su trono.

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Hch  1:15.17, 20 a, 20c-26
1 Jn  4:11-16
Jn 17: 11b-19

Ve este vídeo con ideas para homilías  pero vida: https://youtu.be/1ZSlKfD5uak

Somos testigos.  Del mismo modo que en la Primera Lectura observamos a los apóstoles del Señor ser testigos de la Resurrección,  también aprendemos del pasaje del Evangelio que hemos sido consagrados en la Verdad de la Palabra de Dios,  y por tanto, debemos  ponernos de pie frente al mundo para testificar a Cristo (Segunda Lectura).

¿Cuál es ésta verdad en la que hemos sido consagrados y sobre la cual debemos dar testimonio?  Es la verdad sobre el significado del Amor. El amor de Dios, y Dios mismo, se revela antes que nada en el Amor que Cristo nos manifestó en la Cruz, y más aún en el amor concreto que tenemos nosotros para con el prójimo.  El amor infiere una verdad en sí; una lógica que fluye de la acción de Dios en la medida que salva al mundo. Así como Él se entregó a sí mismo por nosotros, debemos también nosotros mismos entregarnos al prójimo.

Tomar la vida de un humano inocente es una contradicción hacia el amor; también es una contradicción frente a la verdad. Tratar a una persona humana como algo desechable es inferir algo sobre esa persona que es per se contrario a la verdad en relación a su dignidad y derechos inalienables. También es decir algo falso con respecto a Dios, único dueño de esa persona.  No sólo es el mandamiento “No matarás” que se ve quebrantado cuando abandonamos la Cultura de la Vida. También se incurre en la violación del mandamiento “No darás falso testimonio contra el prójimo”. Somos testigos—del amor de Dios y de la dignidad de cada vida humana.



Priests for Life
PO Box 236695 • Cocoa, FL 32923
Tel. 321-500-1000, Toll Free 888-735-3448 • Email: mail@priestsforlife.org