Sexto Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Nosotros confiamos en el Señor por encima de cualquier otra fuente de ayuda. Porque Él sólo conoce nuestras necesidades más profundas y puede resolverlas, por eso ahora nos dirigimos a Él con confianza.

Diácono / Lector:

Para que a medida que la Iglesia proclama a Cristo resucitado de la muerte, todos los pueblos del mundo puedan encontrar una esperanza nueva en el Evangelio, roguemos al Señor…

Que el amor de Cristo por los pobres, los hambrientos, y los afligidos inspire a sus discípulos en el esfuerzo mundial de socorrer cada necesidad humana, roguemos al Señor…

Para que Dios le de el gozo a los perseguidos por luchar contra el aborto, contra la eutanasia, la guerra, y la pena de muerte, roguemos al Señor…

Para que aquellos que están llamados al sacerdocio, al diaconado, y a la vida religiosa puedan escuchar con claridad el llamado y respondan con generosidad, roguemos al Señor…

Para que todos los que han muerto sean purificados del pecado y puedan compartir de la resurrección, roguemos al señor…

Celebrante: Padre, Tú bendices a aquellos que sufren y recompensas a aquellos que en Ti confían. Al responder a nuestras plegarias, mantennos fieles en tu servicio. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen. 

Adiciones para el boletín:
 

Nosotros los obispos tenemos el grave deber de aclarar y corregir, primero de manera personal y luego públicamente…

Que los funcionarios públicos católicos que profesan públicamente la fe Católica, pero del mismo modo apoyan el aborto, les dejamos saber que su postura está en desacuerdo  con el magisterio de la Iglesia y es causa de gran escándalo para millones de fieles católicos.  Han quebrantado la consistencia Eucarística.  La “Ley del Latido Cardíaco” de Texas mantendrá los corazones de miles de pequeños niños por nacer, latiendo con vida, Obispo Michael Pfeifer, O.M.I Obispo emérito de la Diócesis de San Angelo- Septiembre 8, 2021.

 

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 
Jer 17:5-8
1 Cor 15:12, 16-20
Lc 6:17, 20-26
 
El Aborto no solo es un pecado contra la vida; es también un pecado contra la esperanza.  Confiamos,  ya sea en la evaluación propia o ajena,  que se hace de los problemas de nuestras vidas y del mundo, y decidimos que el mundo es demasiado inhabitable para que un niño sea bienvenido. La Primera Lectura por lo tanto, con su exhortación a poner las esperanzas en el Señor, le habla directo al corazón de la cultura de la Vida. El movimiento Pro-Vida se enfoca en inspirar la esperanza que trae el valor de decirle Sí a la Vida.  
 
Ésta esperanza se basa en últimas, en lo que la Segunda Lectura identifica como el fundamento de nuestra Fe: Cristo ha resucitado de entre los muertos. Los males que combatimos, como el aborto, ya fueron derrotados desde su raíz, puesto que el reino de la muerte ha sido sometido y derrocado. 
 
Estas verdades de la primera y segunda lectura brindan la base para las bienaventuranzas, cada una de las cuales puede ser aplicada al testimonio Pro-Vida de la Iglesia: 
 
“Bienaventurados vosotros los pobres”. Bíblicamente, los “pobres” son todos aquellos que no tienen más ayuda que la que proviene de Dios. Los “pobres” no son simplemente los menos favorecidos materialmente, sino más bien todos aquellos que han sido marginados por la sociedad. Los niños que viven en el vientre de la madre son verdaderamente los más pobres entre los pobres, y la opción preferente de la Iglesia por los más pobres exige que les demos atención prioritaria.  Estos niños son el único grupo de personas en nuestra sociedad cuyo derecho a la vida es formal y explícitamente denegado por la política pública. 
 
“Bienaventurados los que ahora pasáis hambre” . Nosotros tenemos hambre de que sea establecida la justicia; los niños nonatos tienen hambre de que sus más fundamentales derechos sean reconocidos. 
 
“Bienaventurados los que ahora lloráis”. Si somos los constructores de la cultura de la vida, debemos primero aprender a llorar por la cultura de la muerte.  El mal del aborto debe quebrantar nuestros corazones. Sólo entonces, estarán nuestros corazones abiertos para recibir la semilla de la gracia y la fortaleza para ser testigos de Cristo en tanto batallamos contra éste flagelo.
 
“Bienventurados cuando el mundo os desprecie”. Los defensores de los niños nonatos son odiados por muchos en el mundo de hoy, quienes los ven como una amenaza a los derechos humanos, como enemigos de los derechos y salud de la mujer, como opositores de la libertad misma. Pocos movimientos pueden brindar una experiencia tan directa de ésta particular bienaventuranza como el movimiento Pro-Vida – el cual se constituye precisamente en una bendición para quien se involucra con él. 


Priests for Life
PO Box 236695 • Cocoa, FL 32923
Tel. 321-500-1000, Toll Free 888-735-3448 • Email: mail@priestsforlife.org